fbpx

Preparar una campaña de inbound marketing en clínicas estéticas requiere de planificación, de seguimiento y de análisis: ¡es la única manera de conseguir que tu campaña llegue a buen puerto! Así que hemos decidido crear una breve guía con los 10 mandamientos para crear una campaña de Inbound Marketing en clínicas estéticas y que debes tener claro si quieres conseguir todos los objetivos que te propongas. Al final del artículo encontrarás una lista de tareas con estos elementos.

Desde la definición de la audiencia a la analítica que acompaña a cualquier acción, pasando por las comparticiones en redes o el uso de las long tails. ¡Vamos a ello!

#1 Identifica a tu audiencia

Saber quién es tu público es primordial para que tu campaña de inbound marketing tenga éxito.Si no sabes a quién te diriges, ¿cómo podrás saber cuál es la mejor manera para comunicarte con esa persona? Así que el primer paso para realizar cualquier campaña será construir tantos buyer persona como públicos puedas tener.

Muchas personas siguen basándose en el concepto del target para definir a su público, pero esto es un error: el target se basa en criterios geográficos y demográficos para establecer un grupo heterogéneo de personas que puedan interesarse por un producto o servicio, mientras que la buyer persona se basa en definir perfiles diferentes para los distintos grupos de personas que puedan interesare por un producto o por un servicio.

Para definir una buyer persona, debes marcar los siguientes puntos:

  • Su situación personal y profesional, que determinará en gran medida sus intereses. Pregúntate si tiene familia, hijos, si ha ido a la universidad, etcétera.
  • Datos demográficos: localización, ingresos, clase social…
  • Comportamiento: ¿es una persona joven que realiza compras impulsivas o un padre de familia que hace compras más racionales?
  • Retos: ¿quiere más ingresos, más tiempo libre, mejorar en su carrera?

Apelando a todos estos factores conseguirás crear perfiles muy ajustados a la realidad, capaces de conectar con tus potenciales clientes para convertirlos.

#2 Establece tus metas y referencias

Cuando nos involucramos con un proyecto es importantísimo marcarse metas y puntos de referencia que nos ayuden a evaluar nuestra evolución. Y esto funciona tanto en un proyecto que empieza de cero como en aquellos que ya llevan un buen tiempo de andadura: ¡sin metas no hay progreso!

Para alcanzar el éxito, la clave reside en establecer unos objetivos SMART:

  • Specific (específico): cuanto más concreto sea tu objetivo, mejor. Debes saber qué quieres conseguir y cómo vas a hacerlo.
  • Medible (medible): tiene que ser un objetivo que puedas cuantificar, porque solo así podrás medir tu estrategia
  • Attainable (alcanzable): un objetivo es un reto, sí, pero debe ser un reto que puedas cumplir. No pretendas escalar el Everest si no has subido nunca a la cima más alta de tu localidad, ¿de acuerdo?
  • Realist (realista): en la línea de lo anterior, debes tener en cuenta tus recursos para poder alcanzar ese objetivo.

En este sentido, propuestas como “aumentar el tráfico de mi página web” o  “mejorar las ventas” no son objetivos SMART: en su lugar, plantéate “conseguir 2.000 nuevas visitas en 2 meses” o “subir un 1,5% el índice de ventas”, por ejemplo.

#3 Crea tus ofertas y landing pages

Cada oferta o campaña que lances debe ir acompañada de una landing page. Esto es así y no cabe discusión posible. ¿Por qué? Porque de esta manera estarás diversificando a tu público y potenciando aquellos factores que más puedan interesarle a cada uno y podrás realizar cambios destinados a mejorar la conversión.

Si, por ejemplo, realizas una acción de marketing orientada a una empresa de reformas, no puedes pretender que una persona que quiere reformar su casa o un arquitecto que busca un partner para construir un nuevo edificio se interesen por los mismos puntos, ¿verdad? El lenguaje deberá ser distinto, los valores a destacar también…

Además, así podrás ver en qué sectores estás teniendo más éxito y te será mucho más fácil redefinir tus objetivos, orientar tus esfuerzos y alcanzar tus metas.

#4 Plan, automatización y flujos de conversión

Hay muchas cosas que no se deberían hacer en una campaña de inbound marketing y sin embargo se hacen, pero la falta de planificación no debería ser una de ellas. Si realmente quieres que todo funcione bien, necesitas planificar cada paso para guiar a los visitantes a través del embudo de conversión.

Por tanto, no puedes permitirte el lujo de dejar cualquier cuestión al azar, por pequeña que sea: antes de lanzar tu campaña debes tener bien definido qué vas a ofrecer a los visitantes en cada fase del embudo y, sobre la marcha, realizar los cambios que consideres oportunos si no estás consiguiendo lo que buscabas.

#5 Escribe un post en el blog

A día de hoy pocas dudas quedan sobre la importancia de tener un blog actualizado con contenidos de calidad, pero no está de más recordarlo. Y queremos poner énfasis en el hecho de que los contenidos deben ser de calidad: la red está cada día más plagada de contenidos, así que tus clientes potenciales se fijarán en aquello que te haga ser diferente a los demás.

#6 Comparte en las redes sociales

Compartir los contenidos de tu blog en redes sociales es importante para que tus lectores lo conozcan y puedan leerlo, claro. Pero también es importante porque estos contenidos se van a compartir y, por tanto, llegarán a más personas que entrarán en el embudo de conversión de tu estrategia.

Las redes sociales son como un gran imán de atracción para que mucha más gente llegue hasta tu página, por lo que debes trabajar para descubrir cuál es el mejor horario para compartir, ver qué motiva más a tu público a interactuar, etcétera.

#7 Crea long tail keywords

En términos estadísticos, el concepto long tail hace referencia a cuán genérico o específico es un resultado. Si lo aplicamos al SEO, esto se traduce en que las long tail keywords son todas aquellas búsquedas muy específicas que ofrecen pocos resultados pero que, en conjunto, te están aportando un número de visitas muy alto.

Independientemente de las keywords más genéricas, aquellas que todo el mundo puede usar para llegar hasta tu negocio, trabajas las long tail es importante porque son las que ofrecen un mayor rango de conversión. Y es lógico: las personas que las utilizan buscan cosas muy concretas y serán más fáciles de convencer si tu web está bien estructurada.

#8 Valora la posibilidad de usar SEM y otros canales de pago

Los canales de pago tienen la gran ventaja de que te permiten elegir a quién quieres dirigirte exactamente definiendo unos criterios concretos de público, ubicación de tus anuncios, etcétera. Pero esto también supone un gran riesgo, y es que si segmentas mal al público tu campaña puede irse rápidamente al traste.

Por tanto, aquí es más vital todavía realizar análisis constantes para ver qué tal está evolucionando la campaña e implantar pequeños cambios que aporten mejoras. ¡Es la única manera de conseguir objetivos reales!

#9 Haz seguimiento de tus URLs

Medir el éxito de una campaña puede ser complicado sin las herramientas adecuadas. Para ello es importantísimo evaluar las URL para saber desde dónde vienen tus visitas, cómo te encuentran, etcétera. En la red hay un montón de herramientas con las que medir el alcance de tus enlaces: Google URL Builder, por ejemplo, es uno de ellos.

Para realizar estos análisis te será muy útil usar los códigos UTM: se trata de códigos que se colocan al final de la URL, después de un “?”, que te permiten analizar diferentes aspectos del enlace:

  • utm_source: indica la fuente de procedencia de la campaña (redes sociales, Google, etcétera)
  • utm_campaign: se refiere al nombre de la campaña, para que puedas identificarla
  • utm_medium: indica en qué medio se realiza la campaña, ya sea email marketing, un banner, etcétera
  • utm_content: te permite identificar diferentes versiones de un mismo anuncio
  • utm_term: te dice qué palabras clave ha utilizado el usuario para llegar hasta tu contenido

#10 Analiza los resultados

Todo lo que te hemos comentado hasta ahora pierde el sentido totalmente si, después de todo el trabajo, no hay una analítica que mida qué ha pasado con tus esfuerzos. Mide los resultados de tus campañas, las comparticiones en Social Media, las conversiones y, después, evalúa qué ha fallado y qué puedes mejorar.

Esto debe ser un trabajo constante porque es la única manera que tienes de ver qué estás haciendo bien y qué puntos hacen aguas. Solo así conseguirás tus objetivos. Recuerda que el marketing no es un sector estático y deberás ir haciendo modificaciones constantemente.

¡Y ya está! Estos son los 10 elementos básicos que debes tener en cuenta para realizar tu campaña de inbound marketing en clínicas estéticas. ¡Esperamos que esta guía te sea de utilidad y, como siempre, aquí estamos para cualquier cosa que quieras comentarnos! Nos encantará saber si te hemos ayudado a mejorar tus resultados con nuestros consejos.

 

campaña de Inbound Marketing

× Hola

Pin It on Pinterest

Share This