fbpx

Las empresas cada vez invierten más en publicidad en Instagram, pero la credibilidad de los influencers ha caído en picado.

Los influencers están perdiendo su influencia. Desde el año pasado, el engagement rate de las estrellas de las redes sociales ha bajado drásticamente (18%), debido a que los usuarios ya no se sienten identificados con ellos.

Desde hace unos años, a muchos supuestos gurús del marketing se les llenaba la boca hablando del «influencer marketing». Decían que este «nuevo» modelo de hacer publicidad a través de gente «anónima» era perfecto porque conectaba profundamente con los potenciales clientes.

Bien, pues ese modelo perfecto ha perdido el 44% de sus ingresos en lo que llevamos de 2019. Y corre el riesgo de ser mucho peor por culpa del inminente Instagram sin likes.

No es nuevo

Primero, hay que tener claro que esta forma de publicidad no es nueva en absoluto. De hecho es muy antigua.

«Influencer» viene de la palabra «influencia». Por tanto, el «marketing de influencers» consiste en utilizar la influencia de una persona para promocionar un producto. 

Por ejemplo, los anuncios de refrescos (Pepsi, Guaraná) de principios de los 2000 en los que salían futbolistas famosos. O éste de los cigarrillos Lucky Strike que utilizaba a un deportista de élite de la talla de Di Stefano. En este caso, el influencer sería una «celebrity», porque su fama e influencia venían del fútbol.

influencer marketing

 

Sin embargo, hanblamos de «influencers» para referirnos a aquellas personas que empezaron promocionando productos sin ganar nada a cambio, generalmente relacionados con el mundo de la moda.

Ya no son anónimos

El problema es que hoy en día, los primeros influencers que trabajaban por amor al arte, cuentan con miles e incluso millones de seguidores, por lo que se han convertido en celebrities. 

Ahora son un reclamo para todo tipo de marcas y la gran mayoría de influencers no han sido realmente fieles a un estilo, sino que han preferido venderse al mejor postor, lo que les hace perder credibilidad. Además, la gente ya no se identifica con ellos porque tratan de vender una vida perfecta que ya nadie se cree.

Sin olvidar que la mayoría de influencers cuentan con más del 40% de seguidores comprados, los cuales son o bien robots (que jamás comprarán nada), o bien cuentas abandonadas o baneadas de otros países.

influencers pierden engagement

fuente: Instagram (@dulceida)

La mejor prueba la tenemos en el caso de esta influencer americana que con más de 2 millones de seguidores no consiguió vender ni 36 camisetas.

Instagram sin likes

La propia red social, que sigue aumentando sus ingresos por publicidad a pesar de la caída de los influencers, está probando en diferentes países una versión en la que los usuarios no pueden ver cuantos likes tiene una foto o vídeo.

De esta manera pretenden que Instagram sea una red social que ayude a la gente a mostrar sus intereses o sus creaciones y acabar con un modelo de marketing basado en la popularidad.

Micro-influencers

Tras presentar pérdidas de ingresos durante el segundo trimestre de 2019, las empresas han empezado a apostar por un nuevo tipo de «influencers» con mayor porcentaje de engagement y mucho más económico: los «micro-influencers».

Son personas realmente anónimas, que cuentan con entre 10mil y 150mil seguidores, que representan estilos de vida concretos y que no hacen de ello su profesión, sino que eligen las marcas con las que trabajan solo si realmente las utilizan, lo que les da una gran credibilidad.

 

Más artículos de Marketing digital

Errores comunes en la gestión de redes sociales ¿Cómo corregirlos?

Importancia de las redes sociales en el Plan de Marketing Digital.

 

× Hola

Pin It on Pinterest

Share This